Tienes una meta? !maravilloso! te felicito por ello, las metas nos motivan a vivir, a esforzarnos, a levantarnos después de las caídas, son como la energía que nos mueve y nos impulsa a crecer personal, espiritual, profesional y fiancieramente, todos deberíamos tenerlas.

Pero puedes preguntarte esto...

Estoy enfermo de estrés por el proceso? Tengo una  actitud negativa mientras corro la carrera? Estoy perdiendo lo que tengo para obtener lo que deseo? Estoy ganando una gastritis en el camino? Estoy perdiendo mi relación de pareja para poder lograr mi meta? Estoy dejando de lado a quienes me aman para enfocar el  100% de mi tiempo en alcanzar mi meta? Estoy negociando mis valores para lograrla? Estoy pasando por encima de otros sin importar si los daño para obtener lo que quiero?

Si tu respuesta es sí a alguna de las preguntas anteriores necesitas parar un momento y pensar al respecto  porque si es cierto que cuando nos planteamos una meta es necesario enfocarse en alcanzarla, también es cierto que el camino hacia la meta es parte del aprendizaje para la vida, del crecimiento personal que nos preparará para que al cruzar la línea que nos separa de nuestro anhelado sueño seamos mejores personas de lo que éramos cuando emprendimos la carrera.

Calibra el precio

Si tu meta es migrar pero en el camino hacia ella estas perdiendo tu matrimonio; o si tu meta es crecer financiera o profesionalmente pero para lograrlo debes invertir en ello todo el tiempo que corresponde a  tus hijos, a tu pareja, a tu descanso y a tu cuidado corporal, entonces estas pagando un alto precio y es probable que al llegar a la meta tengas un gran vacío emocional.

Tal vez mientras lees esto estes argumentando -Todo tiene un precio- pues déjame decirte algo que aprendí una vez “Las personas son más importartes que las cosas” y si para ganar una meta material vas a perder en el camino a las personas que te aman entonces no vale la pena pagar ese precio porque, el valor de las personas que te acompañan en la vida es sobremanera mas grande que cualquier cosa.

Y no te estoy diciendo que no corras esa carrera hacia tu meta, sino que trates de no perder en el camino lo que vale mas, involucra a tu pareja e hijos en tus metas, véndeles la meta para que te acompañen mientras corres, de seguro en algún momento vas a necesitar de ellos una palmada de ánimo, una palabra de aliento, una mano que te levante.  Si están involucrados en tu meta lo harán, si los dejas fuera tu meta se convertirá en su rival.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s