Cuando una casa tiene grietas en sus paredes, techo o pisos es considerada una amenaza para quien viva en ella y lo más seguro sería desalojarla mientras la reparan, de igual manera si un puente que une dos lados de territorio sobre un río o lago presenta grietas en su estructura representa un riesgo para los transeúntes o vehículos y cerrarían el puente por precaución hasta ser reparado.  Pueden ser múltiples las causas de esas grietas, desde malos cimientos o fallas en su construcción hasta daño por desastres naturales como inundaciones, sismos, entre otros.

 Sin embargo cuando se hacen grietas en una relación de pareja por lo general se pasan por inadvertidas, no se atienden, no se le presta atención ni se hace nada al respecto.  Pero estas grietas son igual de peligrosas, amenazantes y representan un riesgo para el sostenimiento de la relación. Al no ser atendidas a tiempo, siguiendo la analogía, la pareja colapsa como pudiera hacerlo la casa o el puente.

     Las dificultades que presenta una pareja van causando daños en la relación,  quizá a simple vista no se notan las grietas, pero se hacen visibles en las conductas y actitudes que van apareciendo.   Esta interpretación que debe hacerse de las grietas implica determinar las causas que la produjeron y la profundidad del daño, para luego proceder a la cura o sanación adecuada.

   Así que es necesario que identifiques las principales conductas o actitudes que evidencian que hay grietas en tu relación de pareja.

Diez conductas o actitudes que evidencian grietas en la pareja:

  1. La pareja solo ve las conductas negativas del otro y no toma en cuenta las positivas
  2. Exigencias absolutistas al otro sin estar dispuesto a dar
  3. Buscan atribuir culpas uno al otro por los problemas que tienen
  4. Ideas o creencias irracionales
  5. Exceso de celos y desconfianza
  6. En cada discusión le recuerdan al otro lo malo que le hizo en el pasado y le deja ver que sabe que puede hacerlo de nuevo.
  7. Maltrato verbal, emocional o físico
  8. Rechazo hacia la pareja en cuanto al contacto físico, caricias y relación sexual.
  9. Infidelidad
  10. Falta de apoyo a los proyectos del otro y no hay ningún proyecto en común

     Una vez detectadas las grietas hay que proceder a restaurar la estructura, para ello te recomiendo que trates de cambiar, es decir, antes de querer que tu pareja cambie hazlo tú. ¡Sí tú! Si tú cambias todo cambia…Ponte a pensar ¿Cuánto tiempo llevas anhelando que tu pareja cambie? Pero, ¿has anhelado cambiar? Y es que por lo general vemos los defectos del otro pero no los nuestros. Y quizá dices – pero no se cuales actitudes debo cambiar- te ayudaré a detectarlas con el siguiente ejercicio.

Ejercicio Capturando al vikingo

La palabra vikingo viene de la frase “Vik in”, que significa “bahía adentro”.  Por lo general eres un  experto en ver los errores y defectos en otro, en este caso los de tu  pareja. Pero este ejercicio te hará navegar “bahía adentro” y con esto quiero decir dar una mirada introspectiva y buscar dentro de ti lo que está afectando la relación y no solo levantar el dedo acusador sobre tu pareja porque por experiencia con parejas reales, esto solo empeora las cosas.

     Escribe diez actitudes o conductas tuyas, las cuales hieren o molestan a tú pareja y que consideras que si las modificas esto redundará en beneficio de tu relación.  Cómo descubrirlas?, Fácil, comienza escribiendo aquello por lo cual tu pareja te ha dicho que no le gusta, aunque tu creas que son cosas sin importancia, si llegaste a 5 solamente sigue pensando y anotando aunque te lleve varios días, porque te aseguro que hay más.

     Este ejercicio es sólo una de muchas herramientas que pondré a tu disposición en mi Ebook  “Reparando grietas en la pareja” disponible en Amazon.

     No puedo escribir sobre este tema sin recordar la famosa leyenda “El pequeño héroe de Holanda”, quien valientemente tapo una pequeña grieta que se estaba formando en el muro del dique que protegía al pequeño pueblo de Haarlem de sufrir inundaciones, ya que Holanda está más abajo que el nivel del mar.

     Esta historia nos debe hacer reflexionar, este chico sentía al mar del otro lado del muro rugir, le hablaba en forma amenazante – Yo soy el océano. Nadie puede luchar contra mí. ¿Quién eres tú, chispa de muchacho, para privarme de pasar? Vale más que huyas.-  Sin embargo el pequeño héroe aunque sintió miedo no se dejó llevar por sus emociones, sino que permaneció con su dedo en la grieta a pesar del frío y de lo entumecido que estaba, de esta manera logró esperar la ayuda y salvó todo el pueblo.

     Cuando hay una grieta en una relación de pareja alguno de los dos debe darse cuenta, y tratar de evitar que ésta se abra aún más, al punto de destruir por completo la relación.  Y tú quizá eres quién se ha dado cuenta de la grieta, ya que eres quien está leyendo este post.   Está muy bien que hayas visto la grieta y advertido el peligro que representa, pero recuerda que Hans solo pudo taparla poco tiempo mientras venía la ayuda que mandó a buscar, de no haber llegado la ayuda quizá hubiese colapsado toda la estructura y Hans en lugar de héroe se hubiera convertido en mártir y eso no es lo que debe pasar contigo.

     La ayuda que necesitas puede estar representada por: libros que puedan leer y aplicar en pareja, ayuda profesional con un terapista de parejas, pero sobre todo la ayuda mutua entre los miembros de la pareja, que cada uno pueda poner manos a la obra y tomar las herramientas necesarias para restaurar la relación.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s