Te ha ocurrido que después de intentar alcanzar algo que deseas, un sueño que decidiste ponerle fecha de caducidad, ese deseo que ardía en tu corazón a tal punto que la pasión por alcanzarlo se convirtió en tu motor para emprender esa travesía y hacerte creer que sí podías lograrlo.  Si tu respuesta es –No- déjame recordarte que aún estas vivo y que si tu corazón aún late debes honrar  a esa realidad de estar vivo.  Pero si tu respuesta es  -Si- pueden haber ocurrido dos cosas, la primera que hayas logrado lo que emprendiste y hayas sentido esa divina sensación de satisfacción por el logro obtenido que ha sido como gasolina de avión para tu motor y te ha impulsado a otros emprendimientos.

     Pero qué si te ocurrió la segunda! Que con todo el deseo que tuviste de lograrlo, la fe que le imprimiste al proyecto, la pasión que te impulsó a trabajar en ello, aun así no lo lograste y esa sensación de pérdida y de fracaso invadió todo tu ser, así como en un apagón la oscuridad invade tu habitación.

¿Es el fin?… ¿Te rendirás?… ¿Colgarás los guantes?… ¿Te quedarás inmóvil?… ¿Te congelarás en el tiempo?… ¿No harás nada más por temor a fracasar?

¡Por vida tuya!, Como dice la directora de mi escuela cuando quiere hacer que alguien reaccione.  ¡Esa no es una opción para un ganador!  Y creo que si estás leyendo este blog Orientándote al éxito es porque  eres  un ganador que  está en busca de  herramientas para el éxito.

     Así que, los ganadores no permiten que la vida les coloque la etiqueta de “fracaso”, sino que tienen el temple para intentarlo hasta lograrlo… ¿cuántas veces?, las veces que sea necesario, o  ¿Prefieres no hacer nada, antes de volver a fracasar?.

¡No te congeles en el tiempo, porque el tiempo no se congelará contigo! Y como dijo Benjamin Franklin “Si el tiempo es lo más valioso, la pérdida de tiempo es el mayor de los derroches.”

El tiempo no se detiene para esperar que se vayan tus frustraciones, ni para esperar por tus decisiones, tampoco se congela si tú decides congelarte ante los intentos fallidos pensando que así evitarás el dolor del fracaso, cuando en realidad el dolor de no intentarlo es mayor.

     Si estás congelado, espero que este soplete de palabras pueda derretir tu hielo y te hagan entrar en el calor de sentirse vivo para volver a intentarlo.  Eres la creación perfecta, tus talentos superan tus propias expectativas de ti mismo, eres capaz de hacer lo que crees que puedes, dentro de ti hay un mar de potencialidades que aún no has descubierto, si los primeros intentos no dieron resultado ¡no te rindas! En tus genes está impreso el potencial para lograrlo pero los que se congelan por las circunstancias nunca podrán darse cuenta de ello.  LOS 1000 INTENTOS FALLIDOS DE THOMAS ALBA EDISON LO DEMUESTRAN, esa fue la cantidad de veces que intentó crear la bombilla eléctrica.

“No fueron mil intentos fallidos, fue un invento de mil pasos” fue lo que dijo cuando dio a conocer al mundo el proceso de su creación.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s