“Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él” Proverbios 23:7.

 Has analizado lo que piensas? Es mas común de lo que crees que no lo hagamos, porque nos acostumbramos a estar en modo automático, por decirlo de alguna manera.
     Pero si te has sentido frustrado por no lograr lo que te propones, si sientes que hay un potencial tremendo dentro de ti pero no has podido explotarlo, si has sonado grandes cosas que crees inalcanzables y decidiste guardarlas en la gaveta de la desesperanza, entonces necesitas hacerte consciente de que estas pensando, porque hay pensamientos que son como fortalezas que se levantan contra tus proyectos, tus metas, tus suenos y podemos decir que todo ese conjunto forma parte del propósito de Dios para tu vida, para lo cual fuiste diseñado, lo que te apasiona, lo que amas hacer, lo que harías incluso si no te pagan por ello y hasta pagarías por hacer.
     Este proverbio citado al inicio dice que conforme son los pensamientos del ser humano, así es el. Es decir que lo que piensas de ti mismo, de tus habilidades, de las circunstancias, de la vida, de tus posibilidades de éxito o de logro, las tradiciones que hay en tu mente, las creencias, en fin todo el bagaje de pensamientos que albergues en tu mente definen quien eres, tus conductas, tus actitudes, lo que lograras, lo que harás, lo que alcanzaras.
     Es importante entonces desconectar el modo automático y comenzar a revisar conscientemente nuestros pensamientos. Y te preguntaras…cómo saber cuales son los pensamientos que me potencian y cuales son los que actúan como fortalezas que se levantan para bloquear mi destino de éxito?.  Lo primero que haremos para responder tu pregunta es describir lo que algunos escritores llaman fortaleza mental y otros los identifican con el nombre de creencias irracionales o limitantes.
     Me gusta como Ed Silvoso, el autor del libro “Que ninguno perezca”  describe este tipo de fortaleza:
“una forma de pensar impregnada de desesperanza que hace que la persona acepte como incambiables las situaciones que sabemos que son contrarias a la voluntad de Dios.”
   En otras palabras, algunas de nuestras maneras de pensar y sentir acerca de nosotros mismos y de las situaciones son negativas y bloquean el propósito de vida para el cual fuimos creados y pueden impedirnos alcanzar nuestros sueños, metas, proyectos y todo aquello que nos hace sentir plenos.
     Otro autor define estos pensamientos como ideas irracionales, el psicólogo Albert Ellis plantea que hay una “cadena” entre pensamientos, emociones y conducta y propone modificar en primer lugar los pensamientos, y luego éstos provocan cambios en los otros dos componentes.  Podemos decir que las creencias limitantes son nuestra percepción o interpretación de la realidad, estas no son más que certezas que damos por hechas, que nos guían sin ser conscientes de ello y que nos hacen actuar de una manera determinada.
     Las fortalezas mentales o creencias irracionales o limitantes,  se van formando en nosotros principalmente por medio de las experiencias, aprendizajes, los traumas emocionales, los miedos, las tradiciones o cultura en la que crecimos.
     Pero, cómo derribar esas fortalezas?, lo primero que tienes que hacer es identificarlas,  es decir, reconocer los pensamientos que te están limitando,  luego determinar que las originó,   y en último lugar confrontarlas.
     Si eres una mujer que fue criada con la tradición de que las mujeres sólo cumplen el rol de madres y labores de la casa, eso puede ser un límite para que alcances otras metas y proyectos.  Si eres un hombre que cree que porque nació en un hogar pobre no puede soñar con tener una vida diferente y prospera, lo mas probable es que guarde en la gaveta de la desesperanzas sus aspiraciones.  Si en tu niñez solo escuchaste cosas negativas sobre ti, palabras denigrantes, críticas y desaprobación, lo mas probable es que no creas en tus habilidades, seas inseguro y esto se convierta en una fortaleza en tu mente que se levantará tan alto que te impedirá emprender cualquier proyecto que implique esforzarte y desarrollar tus habilidades.
     Tú eres una persona maravillosa, llena de talentos, con grandes potencialidades, Dios no se equivocó al crearte, tal vez no seas bueno para todo, pero hay algunas cosas en las que destacas. Así que si la vida, las experiencias, las tradiciones y cultura social en la que creciste te enseñó a tener pensamientos limitantes, creencias irracionales, hoy puedes levantarte y confrontar esos pensamientos con la verdad. Que no sirves para nada? Qué te hizo creer eso, lo escuchaste de niño una y otra vez? o alguna vez no lograste hacer algo que te propusiste?, o simplemente no eres bueno para las matemáticas?, pues tal vez lo tuyo no es la matemática sino la literatura, o eres buen cómico, o quizá la música es tu fuerte. Piensa si es racional pensar “No sirvo para nada”.
     Es hora de levantarte y derribar esas fortalezas mentales, toma la mandarria con coraje y no permitas que sigan limitándote, manteniéndote al margen del camino, lejos de tus metas y del propósito con el cual fuiste creado.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s