Estoy escribiendo un nuevo libro Diez códigos que te empoderan para el éxito. en este post quiero compartir el primer código.

“Enfoca tu visión y apunta tus acciones al éxito que te aseguro que aunque falles, estarás más cerca de él cada vez que lo intentes.”

La práctica hace al maestro…cada intento fallido es una oportunidad de aprender la manera incorrecta de hacerlo y te va acercando con la práctica, a atinarle al blanco.

Tomas Alba Edison dijo “No he fracasado, solo descubrí muchas maneras de cómo no hacer la bombilla”.

No dejes de intentarlo sólo por temor a no lograrlo, porque el éxito de los grandes soñadores estuvo precedido por supuestos fracasos, que no fueron más que la antesala para su éxito.

En una oportunidad leí esta historia que comparto también en mi libro “Como hacer realidad tus sueños Vol. 1 Visión”:

Un profesor de arte que dividió a sus estudiantes en dos grupos para evaluar la fabricación de una vasija. A un grupo le dijo que le evaluaría por cantidad, mientras más vasijas hicieran, mayor sería su calificación.

Al segundo grupo le dijo que hicieran una sola vasija lo más perfecta posible.

¿Cuál grupo crees que hizo la mejor vasija?

alfarero

Las mejores vasijas las hizo el grupo que evaluaron por la cantidad de vasijas que podían hacer, porque la práctica y la acción llevan a la experiencia y ésta a su vez lleva a mejorar el método.  Mientras que el grupo que hizo una sola vasija pasó el tiempo teorizando cómo hacer la vasija perfecta.

¡Comienza ya!… ¿Qué no es perfecto?… acciona y la perfección se irá dando a medida de que lleves a la práctica tu talento, tu habilidad, tu idea.

Es la acción y no el mero conocimiento lo que te permitirá conseguir aquello que deseas y que es importante para ti.  No es suficiente con a con almacenar libros, coleccionar seminarios y exhibir títulos en tu pared, para conseguir algo distinto de lo que estás consiguiendo tienes que hacer algo diferente.

Acciona, y al comenzar no te detengas, sé imparable en tu visión, persevera y de seguro la harás realidad. Recuerda que Dios promete bendecir la obra de tus manos (Deut. 28:12).

Persevera, vuelve a intentarlo, no te rindas, una y otra vez, ¿Hasta cuándo? Hasta que perfecciones tu método, hasta lograr el objetivo, hasta alcanzar la meta.

No es suficiente comenzar, tampoco lo es llegar a la mitad del camino, es necesario continuar hasta triunfar. El apóstol Pablo dijo “yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta.”

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s