Te invito a ver el video !No apestes! en mi canal de youtube

No hay dicho mas incierto que aquel que dice “Las palabras se las lleva el viento”, pues las palabras tienen poder para vida o para muerte, para éxito o fracaso, para potenciar o para limitar.

Existe una conexión directa entre lo que hablas y lo que crees. Pero cuando digo esto no me refiero a las declaraciones y decretos que podemos repetir como loros disciplinadamente a manera de ejercicio como receta psicológica o religiosa. Me refiero a lo que fluye espontáneamente de tu boca el resto del día cuando no estas haciendo tus ejercicios de repetición.

Lo que creo, eso hablo. De la abundancia del corazón habla la boca. ¿Quieres darte cuenta de lo que realmente crees? date cuenta de lo que hablas a diario, de lo que sale de tu boca al levantarte, al conversar con tu familia o con tus amigos, lo que dices cuando alguien te pregunta como estas…Eso es realmente lo que crees. Lo que crees determina lo que hablas y lo que hablas determina lo que recibes.

Hay un lenguaje que te potencia y otro que te limita. ¿Cuál estas utilizando? el lenguaje de tus creencias.

Así que para cambiar tu lenguaje debes cambiar tus creencias. Pero tus creencias se cambian renovando tu manera de pensar y direccionando tu fe hacia el avance y no hacia el fracaso.

La fe, es la certeza y convicción de lo que esperamos recibir. En otras palabras es estar seguro de que lo que espero se hará realidad. El asunto está en ¿que es lo que estamos seguro que vendrá? Te has escuchado decir “se que no me darán ese empleo”, “pedí un credito al banco pero ¿y si no me lo dan?”, “hay muchas personas con cancer ¿Y si me da cancer como a mi abuela?, “mi esposo no ha llegado no sería raro que ande con otra mujer”, “esta crisis cada vez es peor”…

Te invito a usar tu fe en avanzada, a tener creencias potenciadoras que te lleven al éxito, a sembrar pensamientos de confianza, de esperanza y a desmalezar tu mente de los pensamientos de duda, de incredulidad y de calamidad. Porque Dios te dice:

Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza. Jeremias 29:11

Tus palabras son la semilla de lo que esperas…no te sorprendas entonces de recibir lo que digas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s