Así como una planta necesita un proceso de crecimiento para poder estar en capacidad de dar fruto, de la misma manera tu emprendimiento, tu marca, tu proyecto, desde su germinación hasta su producto necesita un proceso de crecimiento.  He creado Este video en mi canal de youtube que te motivarà a continuar cuidando tu semilla.

Imagina una pequeña planta con apenas un tallito delgado y dos hojas débiles, que de repente le brote un fruto o varios. ¿Qué pasaría? estoy segura de que colapsaría, se quebrarían sus ramitas y sus pequeñas raíces se desprenderían del suelo.

¿Comenzaste tu negocio? ¿o tu programa de radio? ¿Has comenzado a publicar en tu blog? Esperar resultados inmediatos es absurdo.

Ten paciencia, disfruta el proceso de crecimiento, emociónate cuando veas que tu semilla comienza a ensancharse, cuando germina y sale esa primera raicita, cuando el tallito delgado comienza a subir buscando la luz…

Tu emprendimiento no pasará de semilla a árbol con frutos de un día a otro, lo mas probable es que tus ganancias no pasen de cero a millones en una semana, que tu blog no pase de 0 a 1millon de suscriptores en solo meses.  Si por algún caso fortuito sucede pues bienvenido sea, pero esperar que esto sea lo normal puede ser una ilisión que te lleve a decepcionarte.

Es necesario el proceso, el proceso te prepara para la cosecha, la recompensa de un emprendimiento no se encuentra al principio, sino al final.

Pasos para cuidar tu semilla

  1. Riegala con fe y trabajo constante. Dos ingredientes vitales para que la semilla germine y continúe el proceso de crecimiento del emprendimiento. La fe es la que te hace visionar lo que aun no se ha materializado, pero que lo crees, lo anhelas y esperas con toda convicción  y certeza. Pero ésta debe ir acompañada por la acción, el trabajo dedicado y constante. El éxito no es un suceso, es un proceso que lleva labor y dedicación.  No puedes simplemente emprender y sentarte luego a ver la tele, jugar video juegos o dormir, porque las hormigas que sí son diligentes se llevarán tu semilla.
  2. Abónala con paciencia, buenas ideas e innovación.  Mientras mas enriquecido esté el suelo mejor rendimiento tendrá la semilla.  abono-organicoEs muy gratificante ver un video Time lapse, en los que suelen hacer una toma durante el crecimiento de una planta o de una flor y que luego lo presentan en cámara rápida, pero en realidad el proceso para tomarlo fue en tiempo real. Es necesaria la paciencia porque la vida no funciona como estos videos, la biblia dice “Pero si esperamos lo que todavía no tenemos, en la espera mostramos nuestra constancia” Romanos 8:25                     Además de fe y paciencia, debemos abonar nuestro emprendimiento con buenas ideas y con innovación. Busca dentro de ti porque hay un gran tesoro escondido al que debes encontrar la manera de tener acceso. La mejores ideas vienen cuando estamos en quietud, en meditación, cuando estamos a punto de dormir o cuando apenas despertamos. Cuando vienen no las ignores, anótalas, aplícalas y verás cómo la plantita irá creciendo.  No te conformes con hacer lo que todos hacen en tu rubro, innova.
  3. Poda periódicamente tu planta.  La poda es una técnica que utilizan los jardineros, para quitar las ramas muertas y  las ramas en doble (esas que se cruzan y que están en competencia con otras ramas que tienen la misma dirección). tipos-de-poda-668x400x80xxAsi que siguiendo la analogía debemos podar aquellas ramas secas, lo que no te ha dado resultado, aquello que aplicaste y no funcionó, de no hacerlo corres el riesgo de que tu emprendimiento  se seque por completo.  También se podan las ramas que se cruzan, que se enredan entre sí  e impiden que le llegue la luz al resto de la planta.  Poda las contradicciones, lo que no este claro en tu emprendimiento, disipa ambigüedades, toma decisiones acertadas, supera la confusión porque impedirá que la luz brille en tu mente y en tu emprendimiento.  Beneficios de la poda: contribuye a lograr la estructura deseada en tu emprendimiento, estimula la producción de órganos naturales, como flores, hojas, y frutos, la poda a tiempo hará de tu emprendimiento un árbol frondoso y fructífero.

Cada día que pasa, si estás haciendo lo que te corresponde hacer, cuidando tu emprendimiento, te acercará más a tu anhelada cosecha.

En resumen los tres pasos para cuidar tu semilla son:

  1. Riégala con fe y trabajo constante
  2. Abónala con paciencia, buenas ideas e innovación
  3. Poda periódicamente tu emprendimiento, desechando lo que no ha dado resultado y eliminando la confusión para que la luz brille en tu mente y puedas tomar decisiones acertadas.

!No te desanimes! no te canses, porque a su tiempo segarás si no desmayas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s